La desinfección consiste en intentar quitar, inactivando o matando, aquellos microorganismos (virus, bacterias o protozoos) encontrados en el ambiente que pueden causar infección. Las desinfecciones pueden realizarse a través de procesos físicos o químicos. Por ejemplo en el agua puede procederse a su desinfección por medios físicos cuando se la hierve; o químicos, cuando se le agrega cloro.

No debemos confundir limpieza con desinfección, si bien la primera es un paso previo para la segunda. La limpieza consiste en la eliminación por arrastre de toda suciedad incluyendo materia organica, que pueda contener agentes infecciosos que encuentran condiciones favorables para sobrevivir y multiplicarse.

En lugares públicos conviene hacer desinfecciones periódicas, especialmente en casos en que se denuncie alguna enfermedad  contagiosa de alguien que estuvo en el lugar; 

Los germicidas o microbicidas exterminan los microbios; los bactericidas hacen lo mismo con las bacterias, mientras que los hongos son atacados por los fungicidas. Un gran desinfectante natural es el Sol, que sirve por ejemplo para desinfectar el agua, por medio del método SODIS.

Por lo tanto, Los programas de limpieza y desinfección son esenciales para mantener las áreas de trabajo dentro de las especificaciones exigidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 



Es por esto que un punto fundamental del trabajo del Técnico  es contar con la validación de los desinfectantes utilizados, por medio de la evaluación de la actividad biocida de los desinfectantes. 







Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted