En este último año, una plaga que se creía erradicada desde los años noventa ha vuelto: las chinches. Estas criaturas, aunque no transmiten enfermedades, son molestas. Por este motivo, la eliminación de chinches en Madrid ha aumentado considerablemente en los meses más cálidos. ¿A qué se debe esto?

Las chinches son parásitos del tamaño de una semilla de manzana y eso las convierte en unas grandes viajeras que van de un sitio a otro sin apenas esfuerzo. Es por ello que en una ciudad tan poblada y turística como Madrid el número de estas pequeñas criaturas haya crecido tanto en tan poco tiempo. Hay quien piensa que la aparición de estos seres se debe a una falta de limpieza, pero nada más lejos de la realidad, pues las chinches solo buscan un huésped para beber de su sangre, ya que son hematófagos y les da igual lo sucio que esté el entorno. Les atrae el calor y el dióxido de carbono que los humanos desprendemos; por lo que no es raro verlas alimentarse a plena luz del día, aunque estas prefieran la nocturnidad, donde somos presas más fáciles.

La eliminación de chinches en Madrid se ha vuelto algo común este verano porque, aunque volvieron a aparecer hace doce años en los barrios como Malasaña o Lavapiés, no ha sido hasta ahora que su presencia ha sido un auténtico problema, pues están invadiendo todo el municipio, ocupando edificios enteros. Pero ¿cómo las puedes detectar?

- Si has vuelto de viaje, pon la maleta en la bañera. Su color las delatará.

- Mira en cabeceras, somieres y demás estructuras de la cama.

- También se pueden alojar en desconchones de la pared o alfombras.

En CTP CONTROL, sabemos lo molestas que pueden ser estas criaturas. Por ello, no dudes en contactarnos si descubres que las chinches han empezado a invadir tu vida.